lunes, 6 de abril de 2015

Crónica de un bautismo en el Trail Running Montehermoso


El pasado domingo 29 de marzo tuvo lugar el III Trail Running en Montehermoso (Cáceres) cuya salida y llegada tendrían lugar en el Parque del Príncipe de dicho pueblo.
La distancia, al menos en cartel, era de 16 km. Aunque controlado mi cuenta decía que se trataban de 18,8 km (más gratificante aún).
Decidí participar después de semanas de marear a mi gente que en general me decían que me dejase de locuras pues eso sería muy difícil. Veía el cartel por todos lados: salía a hacer la compra y allí lo tenía junto al escaparate; iba a tomar algo y también; acudía cada tarde al cole y allí que me lo encontraba. Cada día me venía el “run run” en mi cabeza que me indicaba que debía apuntarme y vivir la experiencia y más por ser en mi pueblo natal y donde llevo viviendo toda mi vida que me apetecía.
Cierto es que a la vez afloraban en mi cabezota las neuronas de la sensatez que decían: sabes que no estás preparada y no deberías. Pero, al mismo tiempo, luchaban con las neuronas “loquis” que les respondían que ellas que sabían, que por qué no vivir un momento así y sumarlo a la mochila que lleva acuesta para guardar los buenos y únicos momentos. Y es que, siendo sensata conmigo misma, sabía que supondría un palizón por la falta  de costumbre. Pero sería grato, eso sin duda.
Y así sucedió en repetidos días, que yo seguí saliendo a correr con relativa frecuencia y continué con mis rutinas y quehaceres.
Hasta que a última hora, casi límite, decidimos apuntarnos y retarnos para ver si lograríamos terminarla. Pues ya había visto el día previo al viernes casi el tramo completo junto a mi compi Mari (la tercera en su categoría, senior) que tuvo la paciencia de mostrármelo para advertirme de dónde me metía.
Y llegó el domingo. Día de enfrentarse al reto. Mi cuerpo estaba agotado por la falta de descanso. Eran las 8:00 de la mañana pero sabía que no sería capaz de dormir ni un minuto más. Así que me dispuse a levantarme de la cama para acomodarme con mi ropa para el día y mis zapatillas favoritas, las Mizuno lilas que recibí por mi cumple, concretamente por mis 30 ;))).
Todo esto mientras en mi cabeza rondaba la idea de si tal vez debía retirarme y dejar la idea a un lado hasta la próxima cuando estuviese un poco preparada y pudiese resultar más sencillo. Pero no, yo no soy de retirarme una vez que doy el paso en algo, sea lo que sea. Así que, para el parque que me fui. Allí estaba este bonito lugar lleno de corredores y corredoras que pululaban por sus alrededores haciendo los correspondientes estiramientos y realizando sus calentamientos. Supongo que como cada día antes de sus trotes. Pero este día era especial. Al menos para mí. Este domingo último de marzo de 2015.
Primero entramos, hablo en plural todo el rato porque en todo momento fuimos dos, Alberto y yo, los que nos aventuramos a esta experiencia que sabíamos que recordaríamos con una enorme sonrisa. Nos dirigimos hacia la Casa de Cultura, concretamente hacia la mesa donde se recogían los dorsales y allí fue donde descubrimos que nuestros números eran el 314 y 268, respectivamente. Cifras que no nos desagradaron en ningún momento.
Después, nos dirigimos a echar unos trotes suaves para ir dando temperatura a nuestros músculos y prepararlos para lo que se les venía, jejeje. Para ello, dimos unas vueltas por la zona sin alejarnos demasiado, ya que, no faltaban más de media hora para que tuviese comienzo. Una vez que creíamos que estaban medio acorde, caminamos hasta el arco de meta por donde anduvimos de “pre-charleta” con algunos de los que conocíamos y para receptivamente desearles y desearnos disfrutar de las siguientes horas y de los paisajes que nos esperaban en ese día tan soleado y de lo más apetecible que se presentó.
Y sonó el aviso por el micro. Aviso que indicaba que debían pasar revisión de nuestros dorsales para saber cuántos se habían rajado y cuántos seguían adelante con el disfrute del día. Allí estábamos todos los valientes dejándonos revisar el número que nos había sido asignado. Una vez finalizada la revisión, ya estábamos autorizados para correr por los paisajes montehermoseños con el cuenta principal encendido.
Llegó el momento. Tocaba ponerse en la línea de meta. Allí nos mirábamos unos a otros, con caras de alegría por el gran rato que íbamos a pasar.
Sonó el pitido del silbato. Allá nos pusimos en movimiento todos los participantes moviendo nuestras piernas cada cual al ritmo que buenamente podía.
Íbamos más o menos por el medio de la aglomeración de corredores. Pero ahí comenzamos a ser adelantados. Primero fueron los pocos chicos que había más atrás de nosotros. Unos metros más avanzados ya arrancaron varias de las chicas que nos veían las espaldas. Y ahí seguíamos nosotros sin apurar, a nuestro ritmillo (lento pero constante) el cual esperaríamos mantener.
Llegamos al cementerio y nos adentramos en la “peazo” dehesa que tenemos en Montehermoso. Ahí nos dimos cuenta de que no había marcha atrás. Algunos se dirigieron del cementerio hacia la derecha desde su puerta, lo que nos hizo intuir que no nos acompañarían en los próximos minutos de aventura. Al ver esto, mi compi de faena y yo comentamos si tal vez sería una buena opción optar por realizar la misma acción. Pero no, dirigimos la vista al frente y no nos temblaron las piernas para tener claro que allí habíamos ido a correr y que era lo que más nos apetecía.
Empezaron los saltos a pequeños obstáculos: piedras, heces, ramas con espinos… mis primeros rasguños. El camino perdía la línea recta y se convertía en diminutas veredas por las que teníamos que pasar de manera individual. Ya en la primera que encontramos fue cuando comenzaron a pasarnos las cuatro únicas personas que venían pisándonos los talones sin contar al escoba que sería nuestro acompañante para animarnos durante toda la carrera. Todo esto sin dejar de nombrar a mi auténtico animador que es el que seguiría mi ritmo y frenaría a cada rato para ser mi aliento por todo el recorrido.
Pasaban los 4,5 km y ya casi llegábamos al primer avituallamiento donde bebimos un vaso de agua, echamos una “parlada” rápida sobre cómo iba todo y continuamos. Las sensaciones fueron cambiando conforme fueron transcurriendo los kilómetros y el intenso dolor de rodilla que tenía, y que me había resentido ya en los días previos, se iba acentuando más y más. Haciéndome casi arrastras la pierna izquierda más que dar zancadas que me permitiesen avanzar un poco más llevaderamente. Esto fue lo único que en algún momento me hizo pensar si tal vez debía rendirme con mi objetivo de ese día.
Fue desde ahí cuando no paré de preguntar a nuestro escoba cada X ratos cómo iba transcurriendo todo, si creía que daría tiempo de finalizar en el tiempo máximo establecido tal y como notaba sentir la pierna, … en fin, también por llevar un poco de “caraba” en la carrera y al que le agradezco por su paciencia.
Y llegó el momento, vimos a los antepenúltimos voluntarios; siguiendo al penúltimo que nos diría que ya era hora, jejeje.; terminando por ver que ya estaba el cementerio a lo lejos, pero qué lejos lo veía, pensaba que ya no sería capaz de alcanzarlo. Obviamente, esto último no sucedió. Arrancamos, con un trote suave y dando el último aliento que me quedaría, hacia las puertas del parque por la que tendríamos que entrar. Así sucedió, entramos por ella y comenzamos a oír las voces de ánimo, de aviso de que llegábamos y tras rodear el tramo de parque que debíamos para cumplir con el recorrido pretendido. Allí estaban todos esperando y el 
arco amarillo el cual tendríamos que cruzar para dar por finalizado nuestro paseo. Alberto me sujetó la mano y las entrelazamos, sintiéndonos orgullosos por haber llegado hasta allí. ¡Lo habíamos logrado!

Cierto es que habíamos quemado el cuenta, ya que, los minutos que echamos para ello no eran, aparentemente, para sentirse orgullosos. Sin embargo, así era. Nos sentimos satisfechos por haber llegado a meta. Estábamos muy contentos con haber podido llegar y haber pasado este Domingo de Ramos haciendo una actividad que nos apasiona y por haber sido unos valientes.
Nos fuimos a duchar, cambiarnos y salimos el resto del día con algunos de los amigos para disfrutar de un gran y completo día. Ahora ya, pensando en la siguiente carrera, que será en breve. ;)))
Moraleja: Nunca dejes de hacer lo que deseas por difícil que parezca y siente cada experiencia como única e irrepetible. 

lunes, 30 de marzo de 2015

Clasificaciones y Fotos Trail Running Montehermoso 2015

A continuación os dejo un enlace con las clasificaciones del Trail Running Montehermoso 2015, pincha AQUÍ.

Y todas las Fotos del Trail, disfrútalas, pincha AQUÍ

Fotos del Trail  por gentileza de Antonio Gallego, pincha AQUÍ

Video de la Salida, pincha AQUÍ

viernes, 27 de marzo de 2015

Trail Running Montehermoso

REGLAMENTO TRAIL RUNNING MONTEHERMOSO 2015

  • Artículo 1. ORGANIZACIÓN. La tercera edición del Trail Running de Montehermoso se celebrará el Domingo 29 de Marzo de 2015
  • Artículo 2. DATOS DEL CIRCUITO. La Salida se dará a las 11:00 H de la mañana en la puerta del Parque del Principe de Montehermoso para la prueba de los adultos.  El recorrido será 5% urbano y 95% por parajes de la Dehesa Boyal y estará cerrado al tráfico.  La distancia de la prueba será de 16 Km aproximadamente.  Las pruebas de los niños, comenzarán a partir de las 10:00 H.
  • Artículo 3. PARTICIPANTES, CATEGORÍAS, HORARIOS Y DISTANCIAS.  Esta carrera es una prueba abierta a la participación de todos los aficionados al atletismo sin ningún tipo de distinción.
CATEGORÍAS
MASCULINO
FEMENINO
DISTANCIAS
HORA
Prebenjamín
2008 y posteriores
Prebenjamín
2008 y posteriores
200 mts
10:00 h
Benjamín
2006/2007
Benjamín
2006/2007
200 mts
10:05 h
Alevín
2004/2005
Alevín
2004/2005
400 mts
10:10 h
Infantil
2002/2003
Infantil
2002/2003
800 mts
10:15 h
Cadete
2000/2001
Cadete
2000/2001
800 mts
10:30 h
Senior
1981 a 1999
Senior
1981 a 1999
16 km
11:00 h
Veteranos A
1975 a 1980
Veteranas
1980 y anteriores
16 km
11:00 h
Veteranos B
1974 y anteriores
16 km
11:00 h

  • Artículo 4. PREMIOS Y TROFEOS
    • Se entregarán los trofeos a los siguientes clasificados:
      • Cencerros para los tres primeros clasificados (categoría Senior, Veteranos A, Veteranos B y Veteranas)
      • Trofeos y medallas para los tres primeros clasificados (categoría Prebenjamín, Benjamín, Alevín, Infantil y Cadete)
      • Lote de Alimentos de la Tierra para el primer clasificado de cada categoría (Senior, Veteranos A, Veteranos B y Veteranas)
      • Gorra de Montehermoseña para la primera clasificada femenina que entre en meta.
      • La ceremonia de entrega de trofeos y premios se celebrará en el Parque del Principe de Montehermoso a partir de las 13:30 horas.
Artículo 5. INSCRIPCIONES Y FORMA DE PAGO

La Cuota de Inscripción será GRATUITA.
El Plazo de Inscripción finaliza el Viernes 27 de Marzo a las 13:30 H.
La Entrega de Dorsales se realizará el Domingo a partir de las 9:00 H en el Parque del Principe.
La organización proveerá una zona como Servicio de Guardarropa y de un Servicio de Duchas que se ofrecerá en el Pabellón Sebastián Martin y en el Polideportivo Municipal de Montehermoso.

  • Artículo 6. AVITUALLAMIENTO. Se establecerá un puesto de avituallamiento sólido y líquido cada 5 Kilómetros y en la zona de meta.
  • Artículo 7. ASISTENCIA MÉDICA. La prueba contará con servicio de médico y ambulancia.  El Servicio Médico de la competición y los jueces de la misma están facultados para retirar durante la prueba a cualquier atleta que, a su juicio, manifieste un estado físico que pueda ir en detrimento de su salud.  Cualquier atleta con problemas médicos, como alergias u otros, deberá solicitar de la Organización una etiqueta con una cruz roja, consignando en el reverso el problema y llevarla sujeta en sitio visible.
  • Artículo 8. SEGUROS. Todos los participantes estarán cubiertos por una póliza de seguro de responsabilidad civil y de accidentes, concertada por la organización, que cubrirá las incidencias que se produzcan como consecuencia directa del desarrollo de la prueba y nunca como consecuencia de la imprudencia, negligencia, inobservancia de las leyes y articulado del reglamento, etc.  La organización declina toda responsabilidad por los daños que los participantes en esta prueba puedan causarse a sí mismos como a otras personas por las causas anteriormente citadas.
  • Artículo 9. CONTROL DE LA PRUEBA. La prueba estará controlada por el Comité de Jueces.  Para participar legalmente, estando asegurado y apareciendo en las clasificaciones, será obligatorio pasar por el control de salida.  La organización declina cualquier responsabilidad con aquellos corredores que no pasen dicho control o incumplan las normas emitidas por la organización y/o jueces de la prueba.  Podrá ser descalificado por los jueces de la prueba:
a)     El atleta que no realice el recorrido completo.
b)     El atleta que utilice sustancias prohibidas.
c)     Modifique, deteriore o manipule el dorsal asignado.
d)     Quien no lleve visible el dorsal.
e)     Quien corra con dorsal adjudicado a otro/a atleta.
f)       Quien entre en meta sin dorsal.
g)     Quien no atienda las indicaciones de los jueces y de la organización.
h)     Quien no cumpla las normas establecidas.
i)       Quien manifiesta un comportamiento antideportivo.
Los corredores descalificados perderán toda opción a los premios y trofeos.

  • Artículo 10. RECLAMACIONES.  Las clasificaciones oficiales de los corredores son competencias única de los miembros del Comité de Jueces y Cronometradores, por lo que cualquier reclamación al respecto deberá cursarse por escrito ante la organización de la prueba.